tipos-de-tasa-de-interes-de-credito-hipotecario

Tipos de tasas de interés de crédito hipotecario

Cuando llega el momento de tomar una decisión tan importante como comprar tu vivienda, vienen sobre la mesa muchas preguntas: ¿cómo hacer para comprar una casa que no podría pagar en un solo pago? ¿Qué conviene más, una casa o un departamento? ¿Qué es un crédito hipotecario? ¿Cómo usarlo? Sin embargo, después de responder a todas estas preguntas, vienen otros conceptos como las tasas de interés de crédito hipotecario.

Es por eso, que en esta ocasión decidimos hablar sobre este concepto que un bróker hipotecario puede brindarte en una asesoría. Consideramos que es importante que sepas todo lo relacionado con esto debido a su importancia a la hora de elegir las condiciones de tu crédito.

¿Qué es la tasa de interés de crédito hipotecario?

Para comenzar, una tasa de interés en cualquier tipo de crédito, se refiere a la cantidad de dinero que corresponde a un porcentaje de la operación (préstamo) que se está realizando. En otras palabras, es el precio que cobran las instituciones a las que acudes por dinero prestado en el tiempo que tardes en regresarlo. Cada una de ellas fija su tasa de acuerdo a sus políticas.

Los expertos, consideran que la tasa de interés que está contenida en el Costo Anual Total o CAT es una de las grandes referencias que tienes que tomar en cuenta antes de elegir cualquier crédito hipotecario.

¿Qué factores toman en cuenta para fijar una tasa de interés hipotecaria?

Como mencionamos en un párrafo anterior, las instituciones son libres de fijar sus propias tasas de interés; sin embargo, todas toman en cuenta factores como la tasa de interés fijada por el Banco de México, la cual sirve como un estándar para el costo de los financiamientos.

Asimismo, consideran el costo del dinero ya que el fondo de ahorro de las instituciones financieras se rige a través de una tasa de interés. Por otra parte, el costo por operaciones se toma en cuenta porque la realización de operaciones de créditos hipotecarios genera gastos y también riesgos de pérdidas.

También, las instituciones aunque tengan el respaldo del costo de operaciones, contemplan el riesgo que existe en el mercado y por eso toman en cuenta el índice de pérdidas esperadas.

Por último se toma en cuenta el capital otorgado y el retorno en relación con los activos de la institución financiera, así como otros factores que dependen de las políticas de cada institución financiera.

Tipos de tasas de interés de crédito hipotecario

Por lo general, las diferentes instancias que ofrecen créditos hipotecarios utilizan las tasas de interés, fija, variable y mixta. Aunque, existen algunas que pueden ofrecer los servicios con las tasas creciente o decreciente.

Tasa de interés fija

Si llegaras a solicitar un crédito hipotecario con este tipo de tasa, el porcentaje de la cuota que pagues anualmente no cambiará. Así, el tiempo que dure tu acuerdo y las fluctuaciones económicas no afectarán el porcentaje de interés que tengas que pagar a la institución financiera. Debido a esto, los intereses suelen ser altos; sin embargo, existirá una protección para ti cuando haya alguna variación durante el tiempo que estés pagando tu préstamo.

Un ejemplo de esto es que si la tasa de interés es del 10% y el crédito es de $500,000 MXN, el monto final a pagar será de $550,000. La tasa es fija sin importar el periodo seleccionado para cubrir el préstamo.

Tasa de interés variable

En este caso, a la hora de pedir un crédito hipotecario, el porcentaje de la cuota se modifica. A veces sube y en otras ocasiones baja. Estos cambios y ajustes se establecen de acuerdo a un índice y margen referencial. Dicho índice está fijado con la tasa de interés que marca el Banco de México y el margen de referencia depende de cada institución financiera.

Así, cada año, desde que comenzó la adquisición del crédito, se hace un ajuste a la tasa de interés. Si estás seguro de que tus ingresos van a aumentar en el futuro, puedes elegir un crédito con este tipo de tasa de interés.

Tasa de interés mixta

Ambos intereses anteriores se combinan para dar como resultado una tasa mixta en la que el acreditado y la institución financiera acuerdan una tasa de interés fija durante cierto tiempo (los primeros años). Después se analiza en qué condiciones se encuentra el préstamo y las referencias para hacer un ajuste y cambiar a una tasa de interés variable.

Tasa de interés creciente

En este caso, durante los primeros años se tiene que pagar una cantidad mensualmente baja del crédito. Conforme pase el tiempo las mensualidades comienzan a incrementar de acuerdo al sistema de pagos que se haya acordado con la institución financiera.

Tasa de interés decreciente

Es la menos común de todas las tasas de interés que ofrecen las instituciones financieras. Solamente se ofrecen a clientes que han sido puntuales con sus pagos Funciona de manera particular cuando la persona completa 12 pagos de manera consecutiva en forma y tiempo. Aplica en los primeros años del crédito únicamente.

Las tasas de interés de crédito hipotecario son variadas porque las diferentes instituciones saben que existen distintos tipos de clientes. En Opción Financiera sabemos las necesidades de cada uno de ellos. Por ello, tenemos más de 20 años brindando asesorías de manera gratuita con bróker hipotecario. Conoce nuestra manera de trabajar y consigue el inmueble que siempre has querido.